Concluye la Semana de la Ciencia 2016

La Semana de la Ciencia y la Tecnología del CSIC en Aragón finalizó el jueves 10 de noviembre tras unos intensos seis días de divulgación para jóvenes. El Instituto Pirenaico de Ecología, junto a los otros cinco centros locales de investigación adscritos al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, desplegó su propio ‘stand’ en la sede de la Delegación para dar a conocer su actividad científica. En total, alrededor de 700 estudiantes procedentes de 18 centros educativos distintos se han acercado a observar y ser partícipes de los distintos objetos de estudio de los institutos de investigación. En esta edición, el IPE ha presentado en su espacio una estación permanente y otra rotativa.

La exposición permanente ha comprendido dos partes. La primera, una introducción general sobre el Instituto y una breve explicación sobre los archivos paleoclimáticos con los que se trabajan. Rodajas de troncos para el estudio de la dendrocronología, estalagmitas, y un sondeo lacustre son algunos de los elementos que se les han enseñado a los alumnos. La segunda parte de la estación tuvo como protagonistas unas maquetas de dos cuencas fluviales bien distintas: una bien forestada y con agua limpia y otra erosionada por la mano del hombre, con el agua visualmente turbia. ¿Por qué el agua se mantiene limpia? ¿A qué imagen se corresponde el último río donde has estado? ¿Qué conocéis sobre los vertidos de lindano? son algunas de las preguntas con las que se pretendía hacer reflexionar a los estudiantes. De forma muy gráfica, los jóvenes han podido conocer los beneficios que reporta a la población este tipo de ecosistemas y la importancia de conservarlos en buen estado.

La estación rotativa ha consistido en tres talleres llevados a cabo durante dos días cada uno. El primero (jueves y viernes) versó sobre los macroinvertebrados, los animales invertebrados ligados al entorno acuático y que miden de normal entre uno y cinco milímetros. A través de una serie de claves dicotómicas –y tras comprobar con fascinación o gesto de desagrado las distintas larvas de muestra- los estudiantes tenían como misión identificar el sujeto expuesto a la lupa binocular.

El lunes y martes aterrizó en el ‘stand’ del IPE el taller sobre suelos. Los jóvenes se enfundaron los guantes de látex y midieron, con un calcímetro de Bernard, el nivel de carbonato cálcico de cada uno de los suelos de muestra: uno arcilloso, una turba y otro de yeso, presentes a lo largo de la geografía aragonesa. Además, vivieron de primera mano el proceso a través del cual se determina el color de los mismos, su procedencia, o su nivel de pH.

photo1188369313265985478

Para los dos últimos días se estrenó un taller sobre polen. Puestos al microscopio cada uno de los granos, los chicos y chicas tenían que reconocer las formas y características de todos ellos para posteriormente identificarlos con su especie vegetal de procedencia. Asimismo, las monitoras asentaron conceptos básicos –aunque más de uno suspendiera el ‘examen’- como el de polinización.

Tras los talleres, y para finalizar la visita, los estudiantes pudieron pasar un buen rato con un taller-concurso sobre temas de conocimiento general relacionados con las investigaciones del IPE. Divididos en dos equipos, y con material escolar como premio, los adolescentes respondían (o trataban de hacerlo) alternativamente a preguntas sobre ecología o cambio climático. Contaban con diez segundos para ello. Nervios, prisas, alguna que otra discusión, respuestas disparatadas… pero, ante todo, una buena dosis de risas para relajarse en un periodo en el que los exámenes acechan.

En total, alrededor de 20 investigadores, tecnólogos, y personal en formación del IPE han colaborado para sacar adelante con éxito –a juzgar por el comportamiento de los estudiantes- la participación del centro en una nueva Semana de la Ciencia.

 Ciencia para todos los perfiles

Además del IPE, los otros cinco institutos del CSIC en Aragón han dado vida al salón de exposición durante estos seis días. Una maqueta para comprender el reciclaje de neumáticos (Instituto de Carboquímica), chorros de agua contemplados a flashes (LIFTEC), o arena interactiva para crear mapas topográficos (Estación Experimental Aula Dei) fueron algunas de las atracciones de una Semana de la Ciencia dedicada a muchos perfiles y gustos. A buen seguro, habrá contribuido a despertar vocaciones científicas en los próximos universitarios.

photo1188369313265985479

Las jornadas se cerraron el jueves en la Delegación con la entrega de premios y reconocimientos al concurso de microrrelatos ‘En un lugar de…‘ enfocado a rendir homenaje a Miguel de Cervantes. Y es que la presente edición de la Semana de la Ciencia y la Tecnología -financiada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología- se ha enmarcado dentro del IV centenario de la muerte del escritor.

Por último, las autoridades invitadas a la clausura bajaron al salón para visitar cada uno de los ‘stands’ para dar por finalizada una nueva edición de esta semana dedicada a la divulgación de la ciencia. Una actividad necesaria para visibilizar la ingente labor investigadora en España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s