Centenario para el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

La primera Ley de Parques Nacionales cumple 100 años este diciembre. Se conmemora así el comienzo de la estructura legislativa de estos espacios protegidos actuales. Dos años después de la efeméride, en 1918, un Real Decreto nombraba al Valle de Ordesa como el primer Parque Nacional de España, junto con la Montaña de Covadonga. La celebración de esta fecha tan especial para el espacio natural pirenaico habrá de esperar hasta 2018.

Un 8 de diciembre de 1916, hace exactamente 100 años por estas fechas, La Gaceta de Madrid hacía público en su número 343 la aprobación de la primera Ley de Parques Nacionales. En tres escuetos artículos, aquel periódico de carácter oficialista, el embrión del actual Boletín Oficial del Estado, hacía saber “a todos aquellos que vieren y entendieren” que empezaba a existir una figura para designar a “aquellos sitios o parajes excepcionalmente pintorescos, forestales o agrestes del territorio nacional” que iban a contar con el apoyo del gobierno para conservar su belleza  natural, mejorar sus vías de comunicación y favorecer su sostenimiento. En este pequeño apartado de La Gaceta de Madrid, relevado a segundo término por la presentación del proyecto de ley de fuerzas navales para 1917 que aparece en esa misma página –véase imagen-, se plantaba la semilla del entramado actual de espacios protegidos en España.

“Son Parques Nacionales, para los efectos de esta Ley, aquellos sitios ó parajes excepcionalmente pintorescos, forestales ó agrestes del territorio nacional, que el Estado consagra, declarándoles tales, con el exclusivo objeto de favorecer su acceso por vías de comunicación adecuadas, y de respetar y hacer que se respete la belleza natural de sus paisajes, la riqueza de su fauna y de su flora y las particularidades geológicas é hidrológicas que encierren, evitando de este modo con la mayor eficacia todo acto de destrucción, deterioro ó desfiguración por la mano del hombre”

texto-imagen
Extracto de La Gaceta de Madrid con el anuncio de la Ley de Parques Nacionales

El artículo primero expone que “se crean en España los Parques Nacionales“, el artículo 2 define estos lugares de forma breve, y el tercero reserva al Ministerio de Fomento la potestad de crearlos previo acuerdo “con los dueños de los sitios“. Una breve Ley, encorsetada por la coyuntura y los medios de la época, con la que hoy podemos disfrutar en nuestro país de 15 maravillas paisajísticas y naturales.

Apenas año y medio después del nacimiento de aquel marco jurídico, el 18 de agosto de 1918, un Real Decreto publicado también en la Gaceta de Madrid nombraría los dos Primeros Parques Nacionales del país: la Montaña de Covadonga y el valle de Ordesa. Se trata de otro breve texto de tres artículos: el primero para nombrar ambos Parques, el segundo para delimitar el de Covadonga, y el tercero destinado a Ordesa:

“El Parque Nacional del Valle de Ordesa tendrá por límites: al Norte, todo lo largo de la cúspide de las murallas que asoman al Valle, desde Mondarruego a la Cascada de las Gradas de Soaso. Al Este, la Cascada de las Gradas de Soaso. Al Sur, desde esta Cascada a la cumbre de las Murallas, siguiendo ésta por encima de la Faja de Palay, hasta dar vista a Torla. Por el Oeste, desde donde empieza la Faja de Palay mirando a Torla, al Puente de los Navarros, Sopeliana, San Guino y Mondarruego”

DSC02929.JPG
Lago Marboré, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Se cuenta que en este nombramiento tuvieron un papel principal  el pireneísta francés Lucien Briet (1860-1921), cuya obra encumbró la belleza natural y riqueza paisajística del Valle de Ordesa; y Pedro Pidal (1870-1941), también conocido como el Marqués de Villaviciosa de Asturias, que impulsó la creación del Parque Nacional de Covagonda y apoyó la de Ordesa y Monte Perdido.

Sea como fuere, el Parque Nacional ha ido ganando desde entonces y hasta hoy una mayor estructura de control y protección. La legislación ha ido adaptando y actualizándose. En 1957, la Ley de Montes derogó la de 1916. Posteriormente,  la Ley 15/1975 de Espacios Naturales Protegidos amparó nuevas figuras de protección de parajes además de modificar los límites del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Esta redimensión se hizo efectiva con la Ley  52/1982 del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Las últimas normas reguladoras llegaron en 2007 con la Ley 5/2007 de la Red de Parques Nacionales y por último con la Ley 30/2014 de Parques Nacionales con la que llegamos a hoy en día.

Actualmente el Parque Nacional cuenta con 15.696 hectáreas que abarcan seis municipios: Bielsa, Broto, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin y Torla. La riqueza geológica, biológica y paisajística del entorno es de sobras conocido (¿y para quiénes si no?) por los investigadores del Instituto Pirenaico de Ecología así como de otros centros circundantes que tienen en este lugar su centro de estudios. Tocará esperar a 2018 para la celebración “grande”: la de su nombramiento al amparo de la Ley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s