¿Qué bosques ibéricos serán vulnerables al cambio climático?

  • Una investigación liderada por el Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC) pronostica una reducción en los que forman el límite meridional de distribución de varias especies de árboles en Europa

El incremento de las temperaturas y una mayor duración e intensidad de las sequías, dos consecuencias del calentamiento global, podrían tener importantes implicaciones para la vulnerabilidad de algunos bosques ibéricos. Es la conclusión a la que llega un equipo de investigadores en un artículo publicado en la prestigiosa revista Global Change Biology y liderado desde el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE). El estudio, basado en el análisis de al menos 4.000 árboles de 110 bosques del Pirineo y el Sistema Ibérico, muestra que aquellas poblaciones que forman el límite de distribución meridional de Europa (los bosques situados más al sur, a menudo en sitios más secos) del pino albar y el abeto pueden ser más vulnerables y crecer menos frente a las nuevas condiciones más secas y cálidas predichas por los modelos climáticos.

“Nuestros resultados sugieren que el incremento de periodos secos y el aumento de temperatura predichos para finales de siglo XXI disminuirán el crecimiento en muchos bosques ibéricos, que se verán sometidos a mayor falta de agua, lo que puede resultar en más procesos de decaimiento y mayor mortalidad”, asegura Raúl Sánchez-Salguero, investigador del IPE y primer firmante de la publicación. Si, como indica este trabajo, tienden a aumentar estos procesos de mortalidad, “el carbono que los ecosistemas forestales retienen en forma de madera durante décadas será liberado de nuevo a la atmósfera”, explica Jesús Julio Camarero, otro de los firmantes investigador del IPE. La regulación de este ciclo del carbono que ejercen los bosques es, por tanto, esencial para regular el clima del planeta.

pino negro.jpg
Individuo de pino negro (Pinus uncinata) muestreado en el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Foto: Jesús Julio Camarero

Los autores de este trabajo emplean un modelo matemático que proyecta cómo cambiará la anchura de los anillos anuales de crecimiento de los árboles de cada bosque en función del clima. De este modo,  considerando varios escenarios de emisión de gases de efecto invernadero, han evaluado la vulnerabilidad de los bosques en respuesta a distintas proyecciones climáticas. En el escenario de mayor emisión de gases invernadero, que supone una tasa más elevada de calentamiento y mayor aridez, los bosques de abeto y de pino albar reducirían su crecimiento en un 11% y 16%, respectivamente, a partir del año 2050.

Según los autores, el cambio climático en esta amplia región estudiada y la diversidad de ambientes considerados en el nordeste de España son una excelente representación de los potenciales efectos que soportarán los bosques europeos de estas especies en el siglo XXI. La identificación del momento en el que un bosque supera un límite de crecimiento mínimo puede ayudar a pronosticar y predecir futuros procesos de decaimiento forestal inducidos por el cambio climático.

Además del Instituto Pirenaico de Ecología, en el trabajo han colaborado la Universidad de Barcelona, la Universidad Pablo de Olavide, la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la Universidad de Columbia (UC-USA) y el Instituto Federal Suizo de Investigaciones sobre el Bosque, la Nieve y el Paisaje (WSL).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s