Canopee, un proyecto para medir el cambio climático en los bosques del Pirineo

En el Día Internacional de los Bosques recordamos que estudiar su dinámica ayuda a entender mejor el avance del cambio climático. En el macizo Pirenaico en concreto esta consideración se maximiza: además de confluir dos zonas biogeográficas distintas (la atlántica y eurosiberiana), los bosques ocupan más de la mitad de la superficie, por lo que sobre este territorio se llevan cabo numerosas investigaciones que tienen como fin anticiparse a las consecuencias del nuevo contexto climático. España, Andorra y Francia, además, comparten interés en vigilar estas formaciones arbóreas y los numerosos servicios que ofrecen a las poblaciones del Pirineo. En este marco se puso en marcha este verano Canopee, proyecto de investigación en el que participa el Instituto Pirenaico de Ecología. “Buscamos determinar la vulnerabilidad de estos bosques frente a distintos escenarios climáticos para identificar lugares o especies con mayor riesgo de pérdida de vigor o decaimiento en respuesta al calentamiento climático. También se pretende probar medidas de adaptación para atenuar los efectos del decaimiento forestal que se prevén más intensos”, explica Jesús Julio Camarero, investigador del IPE que forma parte del organigrama de esta iniciativa.

Canopee, financiado por el FEDER a través del POCTEFA 2014-2020 (cooperación territorial para el desarrollo sostenible del territorio fronterizo entre España-Francia-Andorra) forma parte, a su vez, de un proyecto transversal encabezado por el Observatorio Pirenaico del Cambio Climático. Este programa (OPCC2) persigue adaptar el territorio de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (ocho regiones) al nuevo contexto climatológico y cuenta con otros tres proyectos asociados: Replim (observación de lagos y turberas), Florapyr (monitorización de especies vegetales) y Climpy (evolución y tendencia del clima en el Pirineo).

foto canopee
Integrantes del proyecto Canopee en una reunión el pasado julio

Esta iniciativa persigue varios objetivos específicos: potenciar el seguimiento de la fenología –respuesta al clima- de las principales especies del Pirineo, desarrollar una herramienta para caracterizar el vigor de los árboles del Macizo y su vulnerabilidad frente al cambio climático, cartografiar la distribución y vulnerabilidad (actual y futura) de las principales especies forestales de este entorno y desarrollar e implementar acciones de gestión forestal adaptativa para minimizar los impactos que se esperan.

Canopee tendrá una duración aproximada de tres años y en él el IPE juega un papel fundamental. “Junto al Gobierno de Aragón (DGA), el IPE representa a la Comunidad de Aragón en Canopee y aporta toda su experiencia y conocimiento sobre dinámica forestal, particularmente acerca del decaimiento del bosque. El IPE es un centro de referencia en este aspecto que ha trabajado en distintas especies forestales pirenaicas como el abeto o el pino albar”, detalla Camarero.

6.6

Como curiosidad, Canopee es el primer proyecto operacional sobre los impactos del cambio climático sobre la distribución, crecimiento, vigor y vulnerabilidad de los bosques en un macizo transfronterizo.

Además del IPE, participan el Forespir (jefe de filas), el Centre National de la Propriété Forestière, la Office National des Forêts, el Centre Tecnologic Forestal de Catalunya, y la Fundación Hazi Fundazioa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s