‘¿Qué funciona en conservación?’ Un ‘manual de instrucciones’ para proteger la biodiversidad

El auge de las publicaciones de acceso abierto en el mundo científico cuenta con una ‘guía maestra’ donde todos los perfiles de conservadores y ecólogos y la ciudadanía en general pueden responder a una sencilla pregunta: ¿qué es lo que realmente funciona para conservar la biodiversidad? El profesor de la Universidad de Cambridge Bill Sutherland ideó en 2004 un proyecto que llega hasta hoy en día: recoger en un solo documento todas las acciones de conservación que se han hecho en el mundo y que están plasmadas en artículos científicos. De esta forma, en 2017 contamos con un informe de acceso libre de 404 páginas llamado ‘What Works in Conservation?’ que se actualiza anualmente y en el que se detalla qué es lo que funciona y qué no a la hora de controlar la biodiversidad. Este trabajo ha sido posible gracias a un grupo de colaboradores internacionales expertos en distintos campos entre los que se encuentra la investigadora postdoctoral del IPE-CSIC Belinda Gallardo, afincada en Zaragoza y experta en invasiones biológicas.

asian clam
Ejemplo de una ficha en ‘What works in Conservation?‘ sobre la almeja asiática

El documento, resultado del proyecto Conservation Evidence’, destaca además por su claridad informativa: pretende llegar a todo tipo de públicos y no solo a la comunidad científica. Así pues, divide el volumen en áreas temáticas: protección de anfibios, aves, tierras de cultivo, bosques, o especies invasoras acuáticas, entre otras. Dentro de cada uno de estos apartados se clasifican en una escala todas las acciones de conservación evaluadas (un total de 763): beneficiosas, probablemente beneficiosas, efectividad real desconocida, probablemente ineficaces, o sin evidencia. Posteriormente, pasan a detallarse en qué consisten estas intervenciones y cuántos y qué estudios hablan de su efectividad o ineficacia. “La idea detrás del proyecto ‘Conservation Evidence’ es tan obvia que conlleva inevitablemente la pregunta: ¿Por qué no lo hemos hecho siempre?”, escribe en el blog del proyecto Claire Wordley, una de las coordinadoras de la iniciativa. “Este libro debería estar en el escritorio de todo conservador, es un recordatorio de que las buenas intenciones no son suficientes en conservación”, añade.

La investigadora postdoctoral del IPE-CSIC Belinda Gallardo ha participado en la confección del capítulo de las especies invasoras acuáticas, una de las actualizaciones que el documento de ‘Conservation Evidence‘ ha introducido en su volumen de 2017. “Mi especialidad son los invertebrados acuáticos como los moluscos (mejillón cebra, almeja asiática), y los crustáceos (gamba asesina, cangrejo rojo, cangrejo señal). No obstante, también he trabajado con plantas acuáticas (azolla, ortiga acuática, camalote, peste de agua) y peces de agua dulce (gambusia, salvelino, pez gato, pseudorasbora)”, comenta la científica, que avisa de la importancia de vigilar las especies que aparecen desarrolladas en el informe, algunas de ellas cercanas a Aragón. “En fauna acuática, ‘What Works in Conservation?’ revisa la evidencia en métodos de control para la almeja asiática (Corbicula fluminea), el cangrejo americano (Procambarus clarkii) y el pez gato (Ameiurus melas), todas ellas especies presentes en la Comunidad. Es de especial interés la almeja asiática, cuya expansión podría estar afectando a la conservación de la margaritífera (Margaritífera auicularia)”, detalla.

mehillon cebra
Mejillón cebra

“Afortunadamente, las plantas acuáticas que se mencionan no están todavía en Aragón, aunque algunas como la Ludwigia (Ludwigia spp.) sí lo está en el norte de España y la Comunidad Valenciana. El camalote o Jacinto de agua (Eichornia crassipes) es sin lugar a dudas la planta acuática que supone una mayor amenaza: causa graves problemas medioambientales en la cuenca del Guadiana, con pérdidas económicas que superan los 20 millones de euros anuales”, resume la investigadora postdoctoral residente en Zaragoza.

El resultado final de la información contenida en ‘What Works in Conservation?’ obedece a un cuidadoso proceso de revisión por parte de evaluadores de perfiles diferentes que participan en el documento, como Gallardo en el capítulo de especies invasoras acuáticas. “La ventaja de este sistema es su rapidez y capacidad de combinar la evidencia disponible con el conocimiento experto mediante la discusión y el consenso, ya que permite disminuir los sesgos asociados a la especialidad u opinión particular de cada participante”, concluye la investigadora.

Consulta aquí el volumen 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s