Los espacios protegidos, escudos contra las especies invasoras

Europa disfruta de la red de espacios protegidos más extensa del mundo, pero su capacidad de proteger la biodiversidad local en el actual escenario de cambio climático es difícil de anticipar. El cambio climático no solo podría forzar la salida de muchas especies nativas fuera de los límites de los espacios protegidos, sino que también podría facilitar la entrada de especies exóticas invasoras (EEI), agitadas por el nuevo contexto global.

De momento, según un reciente estudio liderado por el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC) a través de su investigadora Belinda Gallardo, tan solo un cuarto de los espacios protegidos en los últimos 100 años en Europa está invadido por alguna de las 100 peores especies exóticas invasoras en el continente. En el artículo, publicado en la revista Global Change Biology, han participado también científicos de diversas universidades y centros de investigación internacionales, como la Universidad de Cambridge o el Zoological Society of London.

Cangrejo rojo (Miguel Clavero).JPG
Cangrejo rojo (Miguel Clavero)

Las EEI se definen como aquellas especies cuya introducción y propagación fuera de su ámbito ecológico natural constituyen una amenaza real para la biodiversidad y la economía. La mitad de las 100 EEI evaluadas están presentes en España y su gestión está regulada por el Catálogo Español de Especies Invasoras. Entre estas especies se encuentran plantas como el ailanto y la hierba de la pampa; animales como el visón americano, el mapache y la cotorra de Kramer; insectos como el mosquito tigre y la hormiga argentina; y organismos acuáticos como el cangrejo rojo y la almeja asiática.

El estudio ha evaluado un total de 15.000 espacios protegidos en Europa –terrestres y marinos-, utilizando información procedente de 1,5 millones de localizaciones de las 100 peores especies invasoras existentes en territorio europeo (terrestres, de agua dulce y marinas) para anticipar su impacto sobre 150 especies protegidas bajo las Directivas Hábitats y de Aves. “La riqueza de especies invasoras es menor en los Parques Nacionales y Reservas Naturales más antiguos, donde se practica una gestión activa de la biodiversidad. De hecho, en los Parques Nacionales y Reservas Naturales de antes de 1950, localizados habitualmente en zonas remotas de difícil acceso como la alta montaña, apenas encontramos ninguna de las especies investigadas”, asevera Belinda Gallardo.

Opuntia stricta (CABI).jpg
Opuntia stricta (CABI)

La riqueza de invasoras, por el contrario, aumenta en espacios designados más recientemente, de mayor accesibilidad, y pertenecientes sobre todo a la Red Natura 2000, una red ecológica europea de zonas especiales para la conservación en la que se permite el desarrollo de actividades humanas de bajo impacto, lo que explicaría la mayor frecuencia de EEI. Otra observación interesante que apunta al beneficio de las áreas protegidas es que la distribución espacial de los ‘puntos calientes’ de invasión en Europa no se corresponde con la de las especies nativas protegidas más vulnerables, es decir, las que acaparan más acciones de conservación en el continente.

¿Cómo avanzarán las especies invasoras en el futuro?

El estudio también ha analizado el comportamiento de las EEI en escenarios futuros. Los
investigadores han simulado 12 panoramas distintos de cambio climático para observar el avance hipotético de las invasoras. Los resultados sugieren que, entre los años 2050 y 2070, la riqueza de especies invasoras en áreas protegidas aumentará, pero su presencia total será entre un 18% y un 11% menor respecto a fuera de sus límites, dependiendo de si se trata de zonas continentales o marinas, respectivamente.

Japanese Knotweed (CABI)
Japanese knowteed (CABI)

Además, las observaciones han desembocado en una estimación alarmante: con el incremento de la temperatura, las especies invasoras podrían avanzar a una velocidad media de 55 kilómetros la década, una cifra mucho mayor que la esperada para las especies nativas. Los cálculos auguran que las zonas del norte y el este del continente serán las más afectadas.

Especies invasoras en Aragón

La gestión de las especies invasoras es uno de los retos propiciados por el cambio climático. Actualmente, la proliferación de las EEI está relacionada con el 58% de las extinciones de especies registradas por la IUCN y se las considera como una de las mayores amenazas para la conservación de la flora y la fauna alrededor del mundo según el último Living Planet Report de WWF. En Aragón, una de las especies invasoras con mayor impacto ecológico y económico es el mejillón cebra, con gastos estimados en 5 millones de € anuales. Junto con la almeja asiática, también ampliamente distribuida en Aragón, amenaza la supervivencia de las náyade auriculada (Margaritifera auricularia), en peligro de extinción. La Comunidad cuenta además con la presencia del ailanto, la mimosa, la opuntia, el galápago de Florida, la cotorra de Kramer, o la malvasía canela, entre otros.

El trabajo, financiado por la Fundación Iberdrola y el MINECO (Plan Nacional de I+D+i), ha contado con la colaboración de importantes investigadores en el campo de las invasiones biológicas y la modelización espacial entre los que destacan Montserrat Vilà (Estación Biológica de Doñana), Petr Pysek (Academia de Ciencias, República Checa), Wilfried Thuiller (CNRS, Francia) y David Aldridge (Universidad de Cambridge, RU).

 

Enlace del artículo: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/gcb.13798/full

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s