Una estalagmita de Ejulve explica el fin de una de las eras glaciares

Una estalagmita procedente de la Cueva de El Recuenco (cordillera Ibérica, Ejulve, Teruel) ha ayudado a caracterizar el fin de una de las últimas eras glaciares en el sur de Europa, hace 240.000 años. El estudio, publicado en la revista científica PNAS por el investigador del IPE-CSIC Carlos Pérez-Mejías y colaboradores, profundiza en la terminación de esta era helada (la tercera en orden temporal, desde nuestros días hacia el pasado, conocida como T-III) que antes había sido escasamente descrita a nivel mundial. Gracias al estudio isotópico y de metales traza de esta formación rocosa se han identificado dos eventos caracterizados por un clima muy árido que se produjeron a escala de unos pocos miles de años y que conformarían la secuencia de eventos de aquel fenómeno.

Este novedoso estudio realiza, además, una comparación de las últimas tres terminaciones glaciares. El fin es entender qué mecanismos intervienen y son los responsables tanto de la duración como de la intensidad de los cambios abruptos que ocurren durante el fin de una edad glaciar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Formaciones de estalagtitas en una cueva

Las transiciones que suceden entre períodos glaciar-interglaciar son los cambios climáticos abruptos de mayor intensidad que se han producido en la historia reciente de la Tierra durante el Pleistoceno (entre los 2 millones y 10.000 últimos años). Dichas transiciones han dejado una profunda huella en el registro geológico. El estudio de los factores desencadenantes y el ritmo en el que suceden los acontecimientos es fundamental para comprender cómo se han desarrollado estos cambios durante el pasado. De esta manera, entendiendo el pasado se puede poner en un contexto adecuado los cambios climáticos que están sucediendo hoy en día y ayudarían a elaborar hipotéticos escenarios para el futuro.

Según el estudio, cuando se acerca una época de máximo en la insolación que llega a la Tierra, y existiendo suficiente volumen de hielo en los polos, se inicia el derretimiento que genera enormes cantidades de agua dulce que llegan al océano Atlántico en el Hemisferio Norte. Estas descargas de agua dulce pueden alterar la circulación termohalina, fundamental para explicar el clima global. El debilitamiento de la corriente que transporta calor desde el golfo de México a las costas del oeste de Europa provocaría un descenso de las temperaturas europeas, con el consecuente aumento del vórtice polar en el hemisferio Norte. Asimismo, la alteración del régimen de circulación atmosférica y las anomalías térmicas frías que se irían sucediendo, conducirían a períodos áridos en Europa, que alterarían el régimen monzónico que controla las lluvias en gran parte de Asia y que provocarían eventos áridos en una gran parte del Hemisferio Norte.

Gracias al estudio de la estalagmita de la cueva localizada en Ejulve, se han podido caracterizar estos eventos áridos que afectaron a Europa y que ayudan a comprender cómo se han desarrollado a escala global estos períodos cruciales en la reciente historia de la Tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s