¿Cómo se adaptan los bosques españoles a las sequías extremas?

Una investigación liderada por el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC) revela que los bosques españoles desarrollan diferentes estrategias de adaptación y resiliencia frente a las sequías extremas. Según el estudio, las especies de árboles de zonas secas y semiáridas del este y sureste ibéricos responden recuperándose más rápido de su impacto, mientras que las especies de zonas templadas y húmedas del norte de España optan por aumentar su resistencia. 

La investigación, publicada en la prestigiosa revista Global Change Biology, busca dar respuesta a la incertidumbre ante los futuros eventos extremos que ponen en riesgo la persistencia de muchos bosques en zonas de mayor aridez. Según los autores, el aumento de periodos secos en la Península Ibérica y la diversidad de ambientes y especies consideradas son una excelente representación de los potenciales efectos y estrategias que podrían desarrollar los bosques europeos en el siglo XXI.

El estudio se ha centrado en la resiliencia, es decir, la capacidad de los árboles para regresar a su estado original una vez que la perturbación ha terminado. En concreto, en el periodo 1980-2015, en el que se produjo un aumento de la severidad y duración de las sequías extremas.

Los datos señalan que los bosques mediterráneos de zonas más secas o semiáridas del levante peninsular, dominados principalmente por diferentes especies de pino (carrasco, salgareño, resinero), optaron por una estrategia de recuperación rápida del crecimiento tras las mayores sequías de los últimos 30 años (1986, 1994−1995, 1999 y 2005). Sin embargo, los bosques del norte o noreste peninsular (Pirineos, Cordillera Cantábrica), como hayedos, abetales o robledales, se decantaron por la resistencia y trataron de mantener su capacidad de crecimiento.

Los investigadores coinciden en que los bosques españoles son ecosistemas muy vulnerables frente al aumento en la frecuencia y duración de las sequías. “Analizar su respuesta a estos eventos extremos supone un reto importante debido a los múltiples niveles de incertidumbre de los escenarios climáticos pronosticados para el siglo XXI y a las diversas respuestas de ecosistemas compuestos por especies de árboles con diferente capacidad de adaptación, resiliencia o plasticidad, entre otros factores”, indica J. Julio Camarero, investigador IPE-CSIC y coordinador del trabajo.

“Es fundamental evaluar cómo los eventos extremos afectan a los cambios en los ciclos de carbono, ya que los bosques incorporan grandes cantidades de CO2 mediante fotosíntesis, quedando almacenado durante décadas en la madera. Si, tal y como indica este trabajo, las especies forestales tienen diferentes capacidades de adaptación al cambio climático, conocer su estrategia frente a eventos climáticos extremos como las sequías es fundamental para evitar futuros procesos de decaimiento o mortalidad en relación al cambio climático”, comenta Antonio Gazol, investigador postdoctoral del IPE-CSIC y primer autor del trabajo.

“El análisis de las tendencias climáticas y los datos de productividad y crecimiento forestal indica que la productividad forestal puede verse limitada debido a la menor disponibilidad hídrica en la mayoría de regiones de España”, indica el investigador del IPE-CSIC, Sergio Vicente-Serrano. Por tanto, los autores concluyen que el aumento en la frecuencia de sequías extremas puede afectar notablemente a los bosques y especies de hábitat más secos, principalmente especies de pino, ya que su crecimiento y productividad tienen menor capacidad de resistir estos impactos. Sin embargo, en zonas húmedas y continentales, la capacidad de adaptación de las especies dominantes (haya, robles, abeto, pino negro) se verá más condicionada si aumenta la intensidad de las sequías, ya que tienen menor capacidad para recuperarse tras los eventos extremos.

“Evaluar y entender las diferentes estrategias de adaptación al cambio climático en amplios gradientes ambientales y considerando la amplia diversidad de especies de árboles presentes en la Península Ibérica es fundamental para determinar las medidas de gestión forestal que podrían amortiguar estos efectos, sobre todo en los límites de distribución más secos, así como para identificar aquellas poblaciones más adaptadas o tolerantes a los eventos extremos, que sirvan para establecer adecuadas medidas de conservación”, indica Raúl Sánchez-Salguero, de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla.

Esta novedosa identificación de las estrategias de adaptación de los bosques puede ayudar a pronosticar y predecir futuros procesos de decaimiento forestal inducidos por el cambio climático, planteando como objetivo futuro ampliar estos análisis a otros tipos de bosques a nivel de la Cuenca Mediterránea y de Europa. Por otro lado, este trabajo es un excelente ejemplo de la colaboración científica, ya que ha permitido establecer una primera red dendrocronológica española.

La cuantificación de la capacidad de adaptación de cada bosque podría extenderse a una escala geográfica mayor para generar mapas globales de impactos esperados ante futuras sequías y otros eventos climáticos extremos.

ReferenciaGazol, A, Camarero, J.J., Vicente-Serrano, S.M., Sánchez-Salguero, R., Gutiérrez, E., de Luis, M., Sangüesa-Barreda, G., Novak, K., Rozas, V., Tíscar, P.A., Linares, J.C., Martín-Hernández, N., Martínez del Castillo, E., Ribas, M., García-González, I., Silla, F., Camisón, A., Génova, M., Olano, J.M., Longares, L.A., Hevia, A., Tomás-Burguera, M., Galván, J.D. (2018) Forest resilience to drought varies across biomes. Global Change Biology. DOI:10.1111/gcb.14082

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s