Los retos ambientales de Aragón cierran el ciclo de conferencias del IPE-CSIC

Una mirada al futuro para celebrar todo lo avanzado hasta ahora en la investigación sobre Ecología. Con esta filosofía se cerró ayer en el Ibercaja Patio de la Infanta el ciclo de conferencias con el que el Instituto Pirenaico de Ecología ha acercado a la sociedad este otoño las principales coyunturas medioambientales de la actualidad. ‘Los retos ambientales del Siglo XXI en Aragón‘ fue el título de una última mesa redonda que contó con la presencia de los investigadores del IPE-CSIC Mª Begoña García, Sergio M. Vicente-Serrano, Francisco A. Comín y Teodoro Lasanta (como moderador); y Joaquín Olona, Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, y Victor Viñuales, Director de la Fundación Ecología y Desarrollo. 

El Instituto Pirenaico de Ecología y los retos ambientales del Siglo XXI’, como se le ha denominado genéricamente al conjunto de estas conferencias, han sido una forma de celebrar el 75 aniversario del Instituto, cuyo embrión nació en 1942 en Jaca.

DSC00898.JPG
Sergio M. Vicente-Serrano, durante su ponencia

La última sesión la abrió en Investigador Científico Sergio M. Vicente-Serrano, quien detalló los efectos del aumento de gases de efecto invernadero actual y se centró en el fenómeno de las sequías. “Suponen uno de los principales retos a los que tenemos que hacer frente. Son cada cada vez más recurrentes y producen cada vez más daños”, explicó, y añadió que “las pérdidas económicas globales debido a las sequías se han incrementado más del doble en los últimos 25 años“. El investigador del IPE-CSIC es uno de las autores del índice de sequías SPEI, uno de los más reconocidos en todo el mundo.

Después fue el turno de palabra de Mª Begoña García, quien habló de los retos actuales en materia de biodiversidad. Sobre el caso concreto de Aragón, puntualizó que “el Pirineo es uno de los lugares más sensibles en Europa a los efectos del cambio climático“, por lo que monitorizar el estado de su flora y fauna se antoja esencial para comprender el avance de este fenómeno. Para ello, esta investigadora lidera un proyecto de ciencia ciudadana denominado ‘Adopta una planta‘ que se dedica, precisamente, a controlar las poblaciones de especies vegetales en los Pirineos.

Posteriormente, el Profesor de Investigación Francisco A. Comín ahondó en la importancia de la gestión integrada de los ecosistemas. “El reto más importante es que nuestra sociedad pase de un modelo socioeconómico a un sistema socioecológico, en el que seamos capaces, por ejemplo, de mantener la biodiversidad o evitar las pérdidas de suelo”, explicó. El investigador, dedicado a la restauración de ecosistemas, advirtió de lo necesaria que es la colaboración “público-privada” para que un ecosistema produzca servicios óptimos.

DSC00917.JPG
Francisco A. Comín habló sobre la gestión de los ecosistemas en Aragón

En la misma línea se expresaron posteriormente Víctor Viñuales, director de Ecodes, y Joaquín Olona, Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón. El primero hizo hincapié en la importancia del compromiso de la empresa con el medio ambiente: “En Aragón hay alrededor de medio millón de trabajadores en el sector privado, 90.000 del sector público y 15.000 de ONG’s. Las empresas deben utilizar el poder de los negocios para resolver problemas medioambientales“.

Por su parte, el Consejero Joaquín Olona realizó un alegato a favor de construir una política ambiental buena y eficaz. “Hay que mejorar la relación entre la política y la Ciencia“, sentenciaba.

Posteriormente, el turno de preguntas se abrió a los cerca de 100 asistentes en la Sala Aragón y generó diversos debates sobre gestión hidrológica o la necesaria comunicación de la Ciencia.

Con esta sesión, que se alargó a las dos horas, quedó clausurado el ciclo de conferencias que ha constado de cinco charlas y ha congregado en el Patio de la Infanta a alrededor de 400 asistentes totales. Ahora, el IPE-CSIC se prepara para seguir celebrando sus 75 años de historia con más actividades de divulgación, dirigidas a todos los públicos.

foto grupal
Los ponentes en la mesa redonda ‘Los retos ambientales del Siglo XXI en Aragón’

Lea el resumen de las conferencias aquí:

Belinda Gallardo y Enrique Navarro: ‘La gestión de nuestros ríos’ (23 de noviembre)

Juan Ignacio López-Moreno y Estela Nadal: ‘Recursos hídricos en un mundo cambiante’ (17 de noviembre)

Concepción L. Alados y Sara Palacio: ‘Estrategias para la conservación de los pastos: desde el Pirineo al Valle del Ebro’ (10 de noviembre)

Blas Valero y Graciela Gil-Romera: ‘Cambio GLobal: un reto multidimensional’ (2 de noviembre)

“El agua de los ríos es un recurso muy limitado y hay que cuidarla”

¿Sabías que todo el agua dulce del mundo procedente de ríos y lagos ocuparía una esfera de solo 56 kilómetros de diámetro? El investigador del IPE-CSIC Enrique Navarro esbozó ayer esta comparación y sentenció que dicha agua “es un recurso muy limitado y hay que cuidarla y gestionarla de la mejor manera posible“. Lo explicó en Ibercaja Patio de la Infanta, durante la penúltima sesión del ciclo de conferencias ‘El Instituto Pirenaico de Ecología y los retos ambientales del Siglo XXI‘ con el que el centro celebra sus 75 años de historia. Los protagonistas fueron el investigador Enrique Navarro y Belinda Gallardo, del grupo de Restauración Ecológica del IPE, que impartieron una charla conjunta titulada ‘La gestión de nuestros ríos‘.

Primero, Enrique Navarro realizó una aproximación al funcionamiento de los ríos y subrayó la importancia de cuidar las cuencas, ya que son estos suelos adyacentes al cauce los protagonistas de que un río goce de buena salud o no. “Hay soluciones para restaurar los ríos que están muy degradados y debemos desarrollar estrategias para que interactúen con su entorno natural“, explicaba. A este respecto, incidió en la importancia de evitar las canalizaciones que presentan los ríos al paso por las ciudades y que aíslan a la corriente de agua de su entorno, perdiendo así la capacidad de autodepurarse.

WhatsApp Image 2017-11-24 at 10.21.31
Enrique Navarro, durante su charla

Navarro expuso el trabajo, presentado este año, con el que se monitorizó el estado de salud del Ebro tomando datos obtenidos entre 1998 y 2012 en 25 localizaciones a lo largo de toda la cuenca del río. En total se procesaron un total 98 millones de datos que permitieron concluir el desequilibrio entre el sistema de intercambio de gases del río  y que propicia que “respire” cada vez peor.

Por su parte, Belinda Gallardo puso de relieve a las especies invasoras (EEI), aquellas que llegan a un nuevo entorno y que generan una amenaza para la biodiversidad nativa. Resaltó la importancia de anticiparse a estos tránsitos mediante la investigación, y de desarrollar estrategias en consonancia a ello. “Desde la Ciencia podemos evaluar el riesgo asociado a especies invasoras que aún no han llegado, de manera que podamos preveer sus efectos“, aseguraba. Como expuso, las EEI colonizan nuevos entornos y ecosistemas mediante muchas vías: transporte mercantil, material de pesca y deportivo…

La investigadora ha estado integrada en los últimos años en un panel de expertos de la Unión Europea para desarrollar una política común a todos los países, que aúne acciones conjuntas para paliar los efectos de estas especies. Además, su contacto permanente con la Universidad de Cambridge le ha llevado a ser una de las autoras del manual ‘What works in conservation?”, de acceso libre, y que reúne información de las EEI más problemáticas en Europa.

WhatsApp Image 2017-11-24 at 10.21.27 (1)
Belinda Gallardo habló sobre especies invasoras

Con esta jornada, finalizó el turno de conferencias de los cuatro grupos de investigación del IPE, pero aún queda para el próximo martes 28 de noviembre (19.00) la jornada final del ciclo de charlas. Se trata de una mesa redonda titulada ‘Los retos ambientales del siglo XXI en Aragón’ en la que participarán Begoña García (IPE-CSIC), Sergio M. Vicente-Serrano (IPE-CSIC), Francisco A. Comín (IPE-CSIC), Joaquín Olona (Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón) y Victor Viñuales (Director de la Fundación Ecología y Desarrollo), moderada por Teodoro Lasanta,  Vicedirector del IPE-CSIC. Se pueden realizar las inscripciones aquí.

Los recursos hídricos del Pirineo: evolución y cambios

Los recursos hídricos en zonas de montaña fueron el tema central de la conferencia impartida el pasado viernes en Ibercaja Patio de la Infanta por los investigadores del IPE Juan Ignacio López-Moreno y Estela Nadal, dentro del ciclo “El Instituto Pirenaico de Ecología y los retos ambientales del siglo XXI”, celebrado con motivo del 75 aniversario del centro.

Los científicos centraron su charla, titulada “Recursos hídricos en un mundo cambiante”, en la evolución y el estado actual de los recursos hídricos, especialmente en el Pirineo. Juan Ignacio López-Moreno comenzó explicando la influencia que ejercen las oscilaciones del clima en la disponibilidad de agua. Además de los cambios en la precipitación, el investigador destacó las consecuencias del aumento de la temperatura: mayor evaporación, mayor cantidad de lluvia respecto a nieve y menos nieve y glaciares.

“Las temperaturas son altas, pero en algunos periodos de la Edad Media han sido más altas, por tanto, no es tan importante esta subida como su origen”, señaló López-Moreno, apuntando después a la creciente producción de gases de efecto invernadero desde la Revolución Industrial. “Todos los modelos indican que las temperaturas van a continuar aumentando en el próximo siglo”, añadió.

Este aumento, por tanto, representa un evidente peligro para la disponibilidad de recursos hídricos en el Pirineo, puesto que sus cabeceras de montaña representan un 11 % de la superficie de la cuenca del Ebro, en las que se genera un 61 % de su caudal, con un 34 % proveniente directamente de la fusión de nieve. Asimismo, suministran agua al 75 % de las tierras de cultivo de la cuenca y producen el 62 % de la energía hidroeléctrica.

Estela Nadal repasó la evolución de los recursos hídricos en los últimos años y presentó algunas de las investigaciones llevadas a cabo en su grupo de investigación en el IPE. “En todas las estaciones de aforo del Pirineo se han detectado descensos significativos del caudal en las últimas décadas”, indicó. La científica también quiso resaltar los datos obtenidos en numerosos estudios, los cuales muestran una mayor vulnerabilidad del Pirineo en comparación con otras regiones montañosas del sistema mediterráneo, exponiéndolo a cambios más notorios.

Estos cambios estarían además relacionados con los cambios en los usos del suelo. “Si bien el cambio climático está teniendo una incidencia constatable en la dinámica de los recursos hídricos, los cambios detectados en los usos de suelo y en la cubierta vegetal pueden ser tan determinantes como los derivados del cambio climático”, concluyó la investigadora.

La próxima cita con el ciclo de conferencias será el jueves, 23 de noviembre, a las 19.00, en el Patio de la Infanta de Zaragoza. Enrique Navarro y Belinda Gallardo hablarán sobre “Ecología aplicada a los retos del siglo XXI. La gestión de nuestros ríos”.

Más de 500 alumnos conocen el IPE en la Semana de la Ciencia

Paleociencia, restauración ecológica, macroinvertebrados, sistemas cartográficos, inventario vegetal… Estos son solo algunos de los conceptos que han aprendido –y con los que han trabajado– los cerca de 500 alumnos que han pasado por el puesto del IPE en la Semana de la Ciencia 2017, celebrada entre los días 7 y 13 de noviembre en la Delegación del CSIC en Aragón, junto con los demás centros del Consejo en la Comunidad.

Han sido cinco días cargados de ciencia, en los que alumnos de ESO y Bachillerato han tenido la oportunidad de vivir en primera persona el trabajo de los científicos del IPE, experimentar con material profesional de laboratorio y de campo, y compartir intereses e inquietudes sobre su futuro con los investigadores. Cada una de las jornadas ha sido dedicada a uno de los grupos de investigación del Instituto, con el objetivo de mostrar más detalladamente las diferentes labores de investigación que se llevan a cabo en el IPE.

El primer turno fue para el Restauración ecológica y su responsable, Enrique Navarro Rodríguez. Con dos maquetas que simulaban el ecosistema de un río, uno vegetado, de agua cristalina y con ganado, y el otro carente de vegetación, de aguas turbias por el arrastre de sedimentos y con presencia de actividad humana; el investigador explicaba la labor que llevan a cabo en su grupo, centrado en la recuperación funcional de ecosistemas.

Mercedes García García, responsable del Laboratorio de Aguas del IPE, tomó el relevo al día siguiente para explicar el trabajo que realizan en el Laboratorio, en particular, con macroinvertebrados y cómo estos son clave para, entre otras cosas, determinar la calidad del agua de un río. Los estudiantes, utilizando la lupa para ver a los pequeños animales y con la ayuda de unas claves dicotómicas que les guiaban en su proceso de investigación, pudieron determinar las especies de macroinvertebrados que se encontraban presentes en la muestra.

El miércoles 8, además, se realizó la inauguración oficial de la Semana de la Ciencia 2017, a la que acudieron diversas autoridades del mundo de la ciencia y la universidad, quienes pasearon por los puestos de los distintos centros del CSIC en Aragón para conocer cada uno de los talleres.

El grupo de Paleoambientes Cuaternarios estuvo representado el jueves por Graciela Gil-Romera y Héctor Romanos, quienes acercaron a los estudiantes el mundo de la paleociencia con un taller sobre polen. Los investigadores destacaron la importancia del polen como herramienta paleoambiental que permite determinar las condiciones climáticas, ecosistémicas e hidrológicas del pasado. Tras visionar un vídeo sobre paleociencia y conocer cómo se registra un sondeo lacustre, los estudiantes pudieron analizar muestras de polen al microscopio y determinar su especie.

El viernes el puesto del IPE se convirtió en un auténtico bosque gracias al taller de vegetación que llevaron a cabo Antonio Arroyo, Daniel Sanz y Miguel Castillo, del grupo de Conservación de Ecosistemas. Con cajas llenas de tierra, imitando el suelo de un bosque o una montaña, y vegetación artificial, los investigadores explicaron a los alumnos cómo realizar un inventario de vegetación, con el objetivo de determinar qué especies son predominantes en una comunidad vegetal. Con cintas métricas y de dos en dos centímetros, los jóvenes elaboraron su inventario.

La jornada de cierre estuvo dedicada al grupo de Hidrología Ambiental, con Mª Paz Errea y Natalia Martín. El taller trató sobre los Sistemas de Información Geográfica (SIG), los cuales permiten a los investigadores manipular datos digitales georreferenciados de variables cualitativas y cuantitativas relativas al medio físico o humano distribuido espacialmente. Las científicas del IPE explicaron a los estudiantes cómo funcionan estos Sistemas y cómo son aplicados a la investigación en los distintos grupos del Instituto.

Además de estos talleres, después de cada actividad, los grupos participaban en un concurso de preguntas en el que se ponía a prueba sus conocimientos sobre el IPE y las materias de estudio del Instituto. Todos ellos tuvieron un gran éxito y, a modo de recompensa, recibieron un pequeño obsequio del IPE.

Galería de imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Los pastos del Pirineo y Valle del Ebro, protagonistas en el Patio de la Infanta

La conservación de los pastos fue el tema que ocupó el pasado viernes una nueva conferencia del ciclo ‘El Instituto Pirenaico de Ecología y los retos ambientales del Siglo XXI‘ con el que el IPE-CSIC celebra estos meses su 75 aniversario. Dos investigadoras del centro, Concepción L. Alados y Sara Palacio, ofrecieron Estrategias para la conservación de pastos: desde el Pirineo al Valle del Ebro‘ un ‘estado de la cuestión’ que ofreció una profunda visión del ámbito regional.

Concepción L. Alados, profesora de investigación del IPE-CSIC, abrió la sesión tratando sobre los pastos en el Pirineo, a los que ha dedicado buena parte de su trayectoria científica. Durante su ponencia de media hora habló, entre otros temas, del pastoreo extensivo, del mantenimiento actual de los pastos, o de las estrategias para controlar la expansión del erizón.

“Ni la quema controlada ni el desbroce por sí solos pueden controlar la expansión de leñosas. Es necesaria la acción del pastoreo para el manteminiento de los pastos“, subrayó la investigadora haciendo referencia a la expansión de la línea de bosques como consecuencia de la reducción de la presión pastoril en los últimos años. También concluyó que “el pastoreo extensivo favorece la diversidad de plantas y la calidad del pasto en zonas subalpinas”.

Por su parte, Sara Palacio puso a disposición de los cerca de 60 asistentes a la conferencia sus conocimientos sobre la relación de las zonas áridas y semiáridas de Aragón con los pastos. Esta investigadora está especializada en la biodiversidad en sustratos de yeso focalizó su charla en la Depresión Media del Ebro, donde los pastos y el pastoreo han presentado históricamente unas condiciones particulares.

photo5787233312421555101

La conferencia estuvo presidida por la Delegada del CSIC en Aragón, María Jesús Lázaro, y la directora del Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC, Yolanda Pueyo.

La siguiente sesión está programada para este viernes 17 de noviembre, a las 19.00:  será impartida por los investigadores del IPE-CSIC Estela Nadal y Juan Ignacio López-Moreno y lleva como título ‘Recursos hídricos en un mundo cambiante‘. La asistencia a la conferencia es gratuita, previa inscripción en la web de Ibercaja Obra Social.

El Cambio Global: un reto multidimensional

Los investigadores del IPE Blas Valero-Garcés y Graciela Gil-Romera fueron los encargados de inaugurar el pasado jueves, 2 de noviembre, el ciclo de conferencias “El Instituto Pirenaico y los retos ambientales del siglo XXI”, que tiene lugar este mes en Ibercaja Patio de la Infanta de Zaragoza con motivo de la celebración del 75 aniversario del Instituto. En esta primera conferencia, los científicos, pertenecientes al grupo de investigación del IPE ‘Paleoambientes cuaternarios y Cambio Global’, hablaron sobre “El Cambio Global: un reto multidimensional”.

Antes de comenzar la charla, la Directora de Ibercaja Patio de la Infanta, Ana María Farré, realizó una breve introducción sobre la historia del IPE. Asimismo, el también investigador del Instituto, Teodoro Lasanta, presentó a los ponentes e introdujo la labor investigadora que se desarrolla en los distintos grupos y departamentos del Instituto Pirenaico de Ecología.

El primero en intervenir fue Blas Valero-Garcés, quien comenzó definiendo el Cambio Global como “el impacto de la actividad humana sobre el sistema Tierra”. El investigador hizo especial hincapié en la capacidad que posee el ser humano como especie para “cambiar el clima y los procesos geoquímicos”, y puso como ejemplos el ciclo de carbono (modificado por la quema de combustibles) o el del nitrógeno.

“Hemos cambiado los ecosistemas en los que vivimos desde que tenemos conciencia de especie”, apuntó el investigador, quien señaló como reciente punto de inflexión la Gran Aceleración, a partir de 1950, en la que “cambió el clima y la manera en la que nos relacionamos con el territorio”.

Valero-Garcés expuso la complejidad que supone medir el Cambio Global, dada la cantidad de variables del clima, y explicó que este afecta a diferentes escalas temporales y espaciales. “Mirar al pasado es la única manera de entender lo que está pasando y lo que puede pasar en un futuro”, apuntó el investigador.

Graciela Gil-Romera tomó el relevo y comenzó su intervención planteando una pregunta: “¿qué significa el Cambio Global aquí y ahora?”. Tras matizar que el Cambio Global no es solo el clima, “pero sí el detonante que nos ayuda a comprender lo demás”, la científica expuso cambios muy significativos, como el aumento en dos grados de la temperatura media global, que tiene un “efecto directo sobre el balance hídrico”.

La investigadora enumeró algunos de los archivos medidores del Cambio Global que utilizan en su grupo de investigación del IPE, entre ellos las estalagmitas, el polen o los registros lacustres, y expuso algunos de los trabajos que se llevan a cabo en el Instituto para intentar medir estos cambios. Entre estos estudios, destacó, por ejemplo, el sondeo del glaciar de Monte Perdido, que se reduce una media de medio metro al año. Graciela también hizo alusión al cambio en el régimen de perturbaciones del fuego, “una fuerza evolutiva y energética determinante, un riesgo natural magnificado por el Cambio Global” y el incremento de la temperatura.

Gil-Romera quiso concluir su intervención con otra pregunta: “¿es muy tarde para actuar?”. “Somos muy optimistas”, respondió ella misma, “hemos visto cambios en el pasado que los ecosistemas han superado”, concluyó.

A esta primera conferencia inaugural, le seguirá la titulada Estrategias para la conservación de pastos desde el Pirineo al valle del Ebro”, con Concepción L. Alados y Sara Palacio, el próximo viernes, 10 de noviembre, a las 19.00 h. Las siguientes serán los días 17 y 23 de noviembre, y el día 28 de este mismo mes se celebrará una mesa redonda en la que participarán Begoña García (IPE-CSIC), Sergio M. Vicente-Serrano (IPE-CSIC), Francisco A. Comín (IPE-CSIC), Joaquín Olona (Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón), Victor Viñuales (Director de la Fundación Ecología y Desarrollo) y Yolanda Pueyo (Directora del IPE-CSIC).

 

Una semana para conocer el IPE y otros centros del CSIC en Aragón

Entre los días 7 y 13 de noviembre, el Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC (IPE) vuelve a participar en la Semana de la Ciencia, una de las principales citas de divulgación científica organizadas por la Delegación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Aragón. Este año, el IPE-CSIC contará con un taller diferente cada día e incorporará nuevas actividades con el objetivo de dar a conocer a los alumnos de Bachillerato de distintos institutos de la Comunidad los diferentes proyectos de investigación que se desarrollan en el Centro.

El IPE ha preparado para esta edición una semana muy variada en la que mostrará a los estudiantes la labor que llevan a cabo los investigadores de las distintas áreas del Instituto. Así, cada jornada se dedicará a una de las líneas de investigación y contará con un taller distinto. Los alumnos que pasen por la sección del IPE-CSIC tendrán la oportunidad de adentrarse en el estudio de la hidrología, el paleoclima, el polen fósil o la vegetación.

También como novedad este año, una de las jornadas se dedicará a la tecnología GIS (Sistemas de Información Geográfica), que permite a los investigadores manipular datos digitales georreferenciados de variables cualitativas y cuantitativas relativas al medio físico o humano distribuido espacialmente.

Como cada año desde 2001, se lleva a cabo esta iniciativa a nivel nacional para estimular el gusto por la ciencia e incentivar la participación ciudadana en cuestiones científicas. En Aragón, el salón de la Delegación abrirá nuevamente sus puertas durante toda una semana para que los alumnos participen en diversas actividades, talleres y charlas preparadas por cada uno de los seis centros aragoneses del CSIC.

En la pasada edición, alrededor de 700 estudiantes procedentes de 18 centros educativos de Zaragoza participaron en la Semana de la Ciencia. El IPE-CSIC ofreció una breve introducción al centro, una explicación sobre ecosistemas fluviales degradados a través de unas maquetas y tres talleres sobre análisis de suelos, identificación de macroinvertebrados y granos de polen.

 

Ciclo de conferencias en Zaragoza para celebrar el 75 aniversario del IPE

La celebración del 75 aniversario del Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC (IPE) continúa este mes de noviembre con un ciclo de conferencias en Ibercaja Patio de la Infanta de Zaragoza. Bajo el título de “El Instituto Pirenaico y los retos ambientales del siglo XXI”, contará con cuatro charlas en las que participarán investigadores del IPE, así como con una mesa redonda en la que también estarán presentes Joaquín Olona, Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, y Victor Viñuales, Director de la Fundación Ecología y Desarrollo, y que moderará la Directora del Instituto, Yolanda Pueyo.

La primera cita con el ciclo tendrá lugar el próximo jueves, 2 de noviembre, a las 19.00 h, con la conferenciaEl Cambio Global: un reto multidimensional, impartida por Blas Valero-Garcés y Graciela Gil-Romera. Los investigadores del IPE repasarán la influencia que las actividades de la humanidad en el Planeta han ejercido durante milenios en los ecosistemas, los recursos naturales y los procesos superficiales, y cómo desde la Revolución Industrial el ser humano se ha convertido en un agente de cambio a escala planetaria, afectando los ciclos biogeoquímicos e incluso el clima. Las consecuencias económicas y sociales que trae consigo este cambio a escala global y la necesidad de aplicar políticas de adaptación y mitigación serán puntos centrales en su intervención.

La segunda conferencia, titulada Estrategias para la conservación de pastos desde el Pirineo al valle del Ebro, correrá a cargo de Concepción L. Alados y Sara Palacio y se celebrará el viernes 10 de noviembre, a las 19.00 h. Las científicas explicarán cómo en los últimos años el abandono de la tierra en ecosistemas mediterráneos ha dado lugar a una importante reducción de los pastos, con el consecuente impacto negativo en el funcionamiento de los sistemas socioecológicos que los albergan. Las investigadoras destacarán la importancia de comprender los mecanismos y procesos que subyacen al funcionamiento de estos sistemas con el objetivo de realizar una gestión sostenible del territorio.

El viernes 17 de noviembre (19.00 h) será el turno de Estela Nadal y Juan Ignacio López-Moreno, quienes hablarán sobre Recursos hídricos en un mundo cambiante. Su conferencia versará sobre el papel que las zonas de montaña desempeñan en la hidrología de la región mediterránea, dado que en ellas se genera la mayor parte del caudal de los ríos mediterráneos, cuyas aguas abastecen la demanda agrícola, urbana e industrial en las tierras bajas. Los científicos del IPE expondrán cómo cualquier cambio en el clima o la composición y densidad de la vegetación se refleja, por ejemplo, en los procesos de acumulación y fusión de nieve en zonas de alta montaña, entre otros.

Enrique Navarro y Belinda Gallardo serán los encargados de dar la conferencia Ecología aplicada a los retos del siglo XXI. La gestión de nuestros ríos”, el jueves 23 de noviembre, a las 19.00 h. Partiendo de la evidencia de que los ríos se encuentran entre los ecosistemas acuáticos más amenazados por las actividades humanas, los investigadores del IPE expondrán la problemática asociada a la llegada de especies invasoras como el mejillón cebra, el caracol manzana o el camalote, y explicarán un método que permite estudiar los ríos como un gran organismo y que se basa en la respiración de todos los organismos que habitan en sus aguas.

El ciclo de conferencias del IPE finalizará el martes 28 de noviembre con una mesa redonda titulada “Los retos ambientales del siglo XXI en Aragón, en la que participarán Begoña García (IPE-CSIC), Sergio M. Vicente-Serrano (IPE-CSIC), Francisco A. Comín (IPE-CSIC), Joaquín Olona (Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón) y Victor Viñuales (Director de la Fundación Ecología y Desarrollo). La mesa será moderada por la Directora del IPE, Yolanda Pueyo.

Todas las conferencias, así como la mesa redonda, tienen entrada gratuita bajo inscripción, a través de la página web de la Obra Social Ibercaja.

Pistoletazo de salida a un año de celebración

La celebración del 75 aniversario del Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC (IPE) dio comienzo este jueves, 26 de octubre, con un acto conmemorativo, celebrado en el Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza, en el que estuvieron presentes el Presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, el Delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, el Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, la Concejala Delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, y la Directora del IPE, Yolanda Pueyo, así como otras autoridades aragonesas y nacionales del mundo de la ciencia y la política.

El acto empezó con unas palabras de bienvenida pronunciadas por la Directora del IPE, Yolanda Pueyo, con las que agradeció el apoyo de las instituciones y recordó a los fundadores del Instituto y a los profesores Enrique Balcells y Pedro Montserrat. La Directora quiso dedicar especialmente la celebración al personal del IPE, “actual y pasado, que ha contribuido a que este barco navegue a buena marcha, remando todos en la misma dirección y logrando entre todos lo que el Instituto ha llegado a ser en su 75 aniversario: un centro de referencia en investigación ecológica y Cambio Global, a nivel regional, nacional e internacional”.

Tras resaltar la importancia del IPE a lo largo de su historia por su “contribución a la sociedad, aportando investigación rigurosa y relevante para la conservación, gestión y restauración de los ecosistemas naturales”, Yolanda Pueyo aludió al “prometedor futuro” del Instituto, “con un papel relevante acompañando a la sociedad aragonesa y española en las incertidumbres futuras y su efecto sobre el medio ambiente”.

La Directora dio paso a continuación a la Concejala Delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, quien señaló que “para la ciudad de Zaragoza es un enorme orgullo contar con un centro de este prestigio en la ciudad y que está poniendo tanto a Aragón como a Zaragoza y Jaca en la vanguardia de las investigaciones ambientales”.

El Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, tomó el turno de palabra para destacar la contribución del Instituto Pirenaico de Ecología al conocimiento de la flora y a la gestión y aprovechamiento de los pastos de montaña. “Es realmente un ejemplo a seguir por el reconocimiento que la propia sociedad pirenaica, los ganaderos, hacen del Instituto”.

El Delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, también quiso dedicar en su intervención unas palabras de felicitación al IPE y agradecer la labor investigadora llevada a cabo a lo largo de toda su historia, la cual ha contribuido a “proyectar la ciencia aragonesa y española al mundo”.

La Directora dio paso entonces al Presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, quien valoró y resaltó la actividad del Instituto en todas sus vertientes. “El IPE, además de su producción científica, de su labor de extensión cultural o de su actividad formativa, ha situado a la ciudad de Jaca en el mapa de, por ejemplo, la investigación en ecología de montaña”.

Tras el discurso de Emilio Lora-Tamayo, la Directora del Instituto Pirenaico de Ecología, Yolanda Pueyo, invitó al Presidente del CSIC a descubrir una placa conmemorativa del 75 aniversario del IPE.

75 Aniversario IPE 2
El Presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, descubrió la placa conmemorativa del 75 aniversario del IPE.

A continuación, Pueyo introdujo al Profesor de Investigación y exdirector del IPE, Blas Valero-Garcés, quien pronunció una charla sobre la historia del IPE. “Es un honor para la comunidad científica y para la sociedad que la sustenta poder participar en la celebración del 75 cumpleaños del Instituto Pirenaico de Ecología. Su historia es una historia de gentes y de ideas, desarrollada en escenarios diversos, con múltiples edificios e instalaciones, en dos ciudades, Jaca y Zaragoza, y con el telón de fondo de un país que en 75 años ha cambiado sustancialmente y en un mundo que, sin darnos cuenta, ha entrado en una nueva época”, comenzó diciendo el investigador.

Tras esta breve introducción, Blas Valero-Garcés, realizó un repaso de la historia del IPE, ligándola con los principales acontecimientos históricos y culturales de España y el mundo, década a década. En su intervención, recordó la labor de figuras clave en la vida del Instituto, pero también hizo una especial mención a sus compañeros y sus esfuerzos en unos “años con dificultades económicas para mantener la infraestructura del IPE”. “El impulso de los jóvenes investigadores que se unieron al IPE antes de la crisis, la experiencia de los más senior y tal vez la resiliencia y el voluntarismo propios de la actividad científica nos ha permitido mantener las líneas de investigación”.

dav
Blas Valero-Garcés repasó la historia del IPE.

Tras la charla, se proyectó un vídeo conmemorativo del 75 aniversario del Instituto Pirenaico de Ecología, el cual había sido especialmente preparado para la ocasión. Y una vez concluido el acto, los asistentes pudieron disfrutar de un aperitivo en los exteriores del IAMZ.

Este acto fue solo el pistoletazo de salida a todo un año de celebración, con la programación de ciclos de conferencias en Zaragoza y Jaca, o la preparación de un libro sobre la historia del Instituto, entre otras actividades, que concluirá con un acto de clausura en Jaca en otoño de 2018.

Galería de imágenes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tooth y Thomas, y el ‘secuestro’ de carbono en humedales de zonas áridas

Los Profesores Stephen Tooth y Andrew Thomas, del Departamento de Geografía y Ciencias Ambientales de la Universidad de Aberystwyth (Reino Unido), impartieron una charla el pasado miércoles, 25 de octubre, en la sede del Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC (IPE) en Zaragoza. Su intervención se centró en un proyecto común sobre el “secuestro” de carbono en humedales dentro de zonas áridas, el cual les está llevando por distintas partes del mundo (Sudáfrica, Australia, Botsuana), incluyendo Aragón.

Aprovechando un viaje científico con sus alumnos de la Universidad galesa, en el que han visitado diversos puntos de la geografía aragonesa, desde Jaca hasta Alcañiz, los investigadores recalaron en el IPE para compartir su experiencia y sus logros y retos en esta investigación. Sus alumnos tuvieron la oportunidad de conocer de cerca el trabajo que se realiza en el IPE gracias a una breve introducción proporcionada por el investigador del centro Blas Valero-Garcés, mientras que los ponentes fueron presentados a los compañeros del IPE por la investigadora Graciela Gil-Romera.

El Profesor Stephen Tooth comenzó la charla destacando el carácter crucial de los humedales en zonas áridas por su apoyo a la biodiversidad y servicios ecosistémicos que proporcionan . Tooth remarcó, no obstante, la dificultad de preservarlos y apuntó a la importancia de estudiar la geomorfología de los humedales para ello.

El Profesor Andrew Thomas tomó el relevo para explicar uno de los ejes de su investigación: cómo las zonas áridas son clave para comprender el flujo y el almacenaje de carbono. Thomas destacó que la vegetación no es el principal depósito de carbono, sino que podría ser el suelo, y señaló la complejidad de entender los flujos de carbono. Pese a que los  trópicos son sumideros de carbono,  la vegetación de zonas secas presenta una mayor variabilidad en el balance del flujo de carbono. Por ello, el suelo de estas zonas áridas almacena una gran cantidad de carbono, actuando como un auténtico depósito.

Al concluir la charla, los compañeros del IPE pudieron compartir sus experiencias con los Profesores Tooth y Thomas, así como preguntarles sobre su método de trabajo o aspectos relevantes de su investigación.